COE: 39 Aniversario

Hoy es una fecha importante para el Odinismo-Ásatrú, 21 de enero.  Casi nadie recuerda que en tal fecha como hoy, pero en el año 381 murió en Bizancio Atanarico, —Atahanareiks— el último kindins [1] (lo más asemejado a rey, jefe de todos los kindreds del pueblo godo) que tuvo el pueblo Tervingio, antecesor de los visigodos. Atanarico fue plenamente consciente del veneno que constituiría para el conjunto del pueblo godo la presencia del cristianismo dentro del mismo. Fue el primero de los pueblos germánicos en enfrentarse abiertamente contra él y en defender la religión ancestral Odínica. No es de ninguna manera “casualidad” que estos dos eventos se hayan superpuesto, sabemos que el Wyrd y el Örlog caminan de la mano por senderos inescrutables, y nos sentimos afortunados por ello, que simbólicamente 1600 años después de morir semejante héroe ese mismo día, naciera a la vida el COE, la comunidad Odinista-Ásatrú.

Los primeros pasos en el restablecimiento de la antigua religión ni fueron fáciles ni nos fueron regalados; surgidos del cuerpo monolítico de la omnipresente presencia del cristianismo en occidente y el mundo, empezaron en el primer tercio del siglo XX, truncándose por el estallido de la segunda guerra mundial y no fue hasta los años de la década de los 60 cuando se plasmó gracias a los esfuerzos de los entonces pioneros, Else Christensen, Stephen McNallen y John Yeowell. El verdadero éxito llegó de la mano de Sveinbjörn Beinteinsson con el reconocimiento de nuestras creencias en Islandia, en 1973.

En España, los primeros y titubeantes pasos se dan a partir de 1977, en unas condiciones de falta de información y documentación acerca de nuestra religión. Solo unas decenas de personas se empeñan en seguir el antiguo paganismo germánico, todas dentro del entorno universitario. Y es en ese entorno, cuando en Madrid se celebra el solsticio de invierno del 1980, con la asistencia de varias personas interesadas en Odinismo. El éxito fue tal que el miércoles—día de Odín—21 de enero de 1981, tiene lugar el acta fundacional del CÍRCULO ODINISTA ESPAÑOL, en la localidad madrileña de HOYO DE MANZANARES, con el fin de estudiar, practicar y difundir esta religión, el Odinismo.

No vamos a relatar los hechos maravillosos que nos han ocurrido y que han hecho que estemos dispuestos a luchar otra vez, a cumplir nuestra misión a la que hemos sido designados por el Altísimo. Dicen que hasta que no pierdes el miedo a la muerte no llegas a ser un verdadero creyente (de cualquier religión), al menos, hemos dado un paso más. Esperamos que cuando abandonemos este mundo, lo hagamos con dignidad y no sintamos el pánico de los cobardes, del que hablan las Eddas, cuando enfilemos el dorado puente hacia el Valhalla, Bífrost. Establecimos contacto con todos los grupos Odinistas y Ásatrú del mundo, que en aquel tiempo se limitaban a seis o siete. Hemos querido mostrar algún documento de aquella época, como testimonio vivo de nuestra fe.

En COE hemos siempre mantenido en nuestro norte la recuperación de nuestra fe ancestral sustentada por 9 pilares:

1) Aceptar que Odinismo como cosmovisión está probablemente completa (pero no plenamente interpretada) y puede auto desarrollarse por sus propios medios.

2) Aceptar a Odinismo como la religión que es la expresión de nuestra cultura subyacente.

3) La espiritualidad Odinismo está basada en la interacción con el mundo real en un camino que sostiene el bienestar de la familia y la comunidad.

4) Las «Recompensas finales» para los odinistas germánicos siempre estarán en correlación directamente con la memoria dejada tras la muerte de uno.

5) La familia es la más pequeña unidad reconocible en Odinismo; el individuo no es sino una parte de la familia. «Feroz individualismo» es tanto un concepto extranjero como moderno.

6) La comunidad geográfica es la última línea de defensa para una familia,

7) La tierra sobre la cual una comunidad geográfica está construida y sustentada es sagrada.

8) La comunidad está naturalmente dividida en tres clases; siguiendo la trifuncionalidad indoeuropea:

  1. -Sacerdotal y soberana
  2. -Guerrera
  3. -Agricultores, autónomos, trabajadores…

Cada una de ellas rinde culto específicamente a cada deidad Odinista –los individuos orando directamente a los dioses fue tomado del cristianismo hace un milenio y eso debe ser eliminado-. Nuestros Ancestros, espíritus de la tierra y espíritus del hogar deben ser correctamente reinstalados y reintegrados a nuestro culto.

9) Desarrollar nuevos arquetipos que sean:

  1. Localmente significativos
  2. no copiados
  3. consistentes con la cosmovisión germánica.

La Comunidad Odinista de España-Ásatrú actual es la heredera de aquella asociación, ahora convertida en confesión religiosa oficialmente reconocida por el estado. Queremos desde esta pequeña sección rendir homenaje a los hombres y mujeres que hicieron posible ese proyecto, allá por los años 80, sin el cual ahora no sería posible el Odinismo en España. Queremos que nuestra lucha sirva de ejemplo para todos para aquellos hermanos que, en algún momento de sus vidas, hayan visto flaquear su fe, sepan tener constancia, ya que solo los fuertes puestos a prueba son dignos del Valhalla.

Son 39 años de lucha, de combate por reivindicar nuestra esencia, nuestros Dioses y nuestros ancestros, ahora como hace 1600 años resuenan nuevamente los juramentos y nuestra fidelidad hacia Wotan y sus Dioses, hemos retomado el camino a casa. A pesar de las dificultades cotidianas derivadas de enfrentar una lucha total contra el orden y sistema establecido en nuestra sociedad, aquí estamos como una fuerte roca golpeada una y otra vez por enfurecidas olas que presagian la tormenta final. Aquí estamos fieles a nuestros Dioses y a nuestro pueblo, hasta el fin de los días.

Queremos dar las gracias a todas las personas que de una forma u otra han contribuido a COE a ser lo que es hoy en la actualidad, la referencia de Odinismo-Ásatrú en España. Pero no debemos vivir de los recuerdos ni dormirnos en los laureles, si difícil ha sido la lucha de aquí en el pasado, fuerte se vislumbra para el mañana, graves retos y un mundo convulso nos esperan, pero que las dificultades y los problemas sean más que un acicate para espolear nuestro espíritu de lucha y combate, donde nuestros amados Dioses nos observan atentamente.

Gloria a nuestros Dioses y Héroes.


[1] Figura institucional jurídico-pública en forma bien diferenciada de lo que sería propio del caudillo de una “Gefolgschaft” o del que agrupase a varios como él.

Publicado en Nueve nobles virtudes | Deja un comentario

De la felicidad Odínica a la parodia de la felicidad hedonista

  • Vanidad, deseo, posesión. Las cadenas oscuras

En una sociedad enteramente económica, la felicidad hedonista y efímera de la población depende del buen desempeño de la economía, que, a su vez, depende del consumo individual, que en última instancia está determinado por el ejercicio de la “libertad del consumidor”. El objetivo que el estado posmoderno pretende alcanzar es una sociedad completamente fluida, sin contrastes aparentes, de la que se eliminen las inseguridades y los posibles factores perturbadores, externos e internos. De esta forma, los diferentes individuos ya no deben presentar ansiedades, miedos y frustraciones, y sus deseos, reducidos al más bajo, siempre pueden satisfacerse. Así, se prevé la creación de una “sociedad” completamente esterilizada, homogeneizada y “formateada”, en la que se hablará un idioma uniforme, impuesto a todos, donde los individuos, engañados para ser libres, solo tendrán pensamientos impuestos por el sistema omnipresente, que tiene muchas analogías con el sistema adoptado por el Khmer Rouge para obtener la igualdad absoluta, incluso si este sistema hace aparecer diferencias formales externas accidentales que dan ilusión de “diversidad”. Así como el sistema jemer preveía la abolición del uso de las palabras yo y de mí, y también la mentalidad relacionada con ellas, hoy el sistema planea eliminar las palabras “políticamente incorrectas”, como “negro”, “gitano” y muchos otras. Además, el sistema impone una cancelación forzada de cualquier pensamiento religioso tradicional residual, incluso si da la ilusión de lo contrario, luego se compromete, también con medios coercitivos y sanciones penales, para “purificar” la mentalidad de aquellos que aún confían en la discriminación antimoderna de todo tipo, que el sistema totalitario no admite. Entonces, en el sistema, todos son “libres” para pensar y hacer lo que el sistema dice que piensen y hacer, de lo contrario, el sistema, por diversos medios, vuelve a colocar al “disidente” en las filas o lo “elimina”.

Todo debe estandarizarse y aplanarse a otro modelo, que ya no es el del hombre del cuarto estado, sino el del individuo nihilista y hedonista posmoderno de manera radical, un individuo que encarna el “quinto estado”, y que representa en el mundo humano, el poder caótico e indiferenciado que se coloca en la base del Cosmos. Toda la humanidad debe adaptarse a la vida material y bestial del individuo supremo, por lo tanto, ha surgido un poder totalitario mundial, una vez más oculto y ahora más y más evidente, que corresponde al individuo hiperconsumo para alinearlo adecuadamente con el propósito final. Este individuo ahora está perfectamente de acuerdo con el sistema, él también ha obtenido su tarjeta de crédito que garantiza su vanidad como felicidad efímera.

Las cadenas que encarcelan al último hombre son invisibles, pero son las más rígidas, las más oscuras, a estas alturas lo han atado y sometido al hombre a una quimera gigantesca, cuanto más cree que adquiere “libertad”, cuanto más se encadena, más él se cree “libre”, cuanto más yugo está. El último semblante humano ya ni siquiera se da cuenta de que su concepción hiperconsumista de la felicidad depende del mercado. El Leviatán actual, el “Estado” posmoderno, también es parte de un proceso diabólico universal, debido al cual la definición de felicidad se modifica continuamente en relación con lo que debe ser poseído de vez en cuando para ser “feliz”, ahora ese producto, luego su nueva versión, etc. Todo esto lleva a una creciente ansiedad, incertidumbre e inseguridad serpentean en todas partes,

Este estado de cosas ha favorecido la creación de varios movimientos neoespiritualistas, con los escapes en los “paraísos espirituales” orientales residuales, pero también ha favorecido la alienación en las drogas, el aumento en el uso de drogas psicotrópicas, el creciente desarrollo del alcoholismo y Ante todo esto, la multiplicación de las pautas psicológicas y psicoterapéuticas posmodernas. Los cientos de psicoterapias propuestas, sin embargo, no logran hacer frente al problema del “hombre del atasco”, el “hombre del flujo”, deshecho interna y externamente, desprovisto de identidad y personalidad, ahora incapaz de subsistir permanentemente en existencia.

La última frontera de la búsqueda de la felicidad hedonista radical la proporciona la pseudociencia actual, estrictamente con una orientación inframaterialista. Tal como hemos visto degradarse el sentido de autodeterminación humana, según una dirección titánica contrarreligiosa [4], hasta el punto en que el hombre cree que puede autodeterminarse a través de la biología, incluso la redefinición continua de la felicidad no está libre de esta degeneración. Los biólogos ahora están asumiendo un papel clave “científico” en la identificación de la base última de la felicidad, dicen que la felicidad está inscrita en los genes, por lo tanto, el sentido de la felicidad depende de la fisiología genética subjetiva, tanto que lo consideran posible, a través de una mutación genética apropiada o intervenir de alguna manera en los genes, haciendo al hombre completamente feliz. Estas posiciones están respaldadas por estudios realizados por neurólogos, neurofisiólogos y neurocientíficos, que parecen hacer su contribución definitiva a esta última, la utopía extrema, incluso identificando el uso de ciertas sustancias, o en las modificaciones de la química del cerebro, la posibilidad de determinar un estado de “felicidad” permanente. La maldición final, en la que el hombre se ha hundido, ahora lo lleva en una dirección precisa, alejándolo por completo de la felicidad y su bien.

La promoción de la integridad carnal  converge en la misma dirección, los mensajes en este sentido saturan todos los canales de comunicación, las revistas masivas difunden un modelo de hombre aparentemente feliz, sonriente, sereno, guapo, bien pulido, fruto ejemplar del hedonismo y del narcisismo radical dominante. La felicidad está ahora en un estado accidental del cuerpo, en el placer más externo, efímero y transitorio. La disciplina filosófica-religiosa que conduce a la verdadera felicidad ha sido reemplazada por una parodia: la práctica de un estricto régimen de vida hedonista de salud, con reglas estrictas, para obtener resultados corporales muy precisos. Los practicantes experimentados de “felicidad” fomentan la ambición de ser más hermosos, más saludables, más longevos, más felices, Una creciente fascinación genera un desconcierto colectivo y un abandono a cualquier “dejar ir”. Los psicólogos se preocupan por motivar al individuo aumentando en él una falsa autoestima titánica y fomentando un orgullo temerario incoherente y vacío, por un lado para permitir cualquier comportamiento licencioso, pero por otro lado para aumentar la necesidad de confirmación y apoyo psicológicos. Este es solo el último obstáculo, el último rastro oscuro e invertido de la búsqueda de la felicidad, antes del colapso final de una humanidad que muestra que ha perdido por completo el sentido de la verdadera felicidad. Este es solo el último obstáculo, el último rastro oscuro e invertido de la búsqueda de la felicidad, antes del colapso final de una humanidad que muestra que ha perdido por completo el sentido de la verdadera felicidad, por un lado, para permitir cualquier comportamiento licencioso, pero por otro para aumentar la necesidad de confirmación y apoyo psicológicos. Este es solo el último obstáculo, el último rastro oscuro e invertido de la búsqueda de la felicidad, antes del colapso final de una humanidad que muestra que ha perdido por completo el sentido de la verdadera felicidad.

Publicado en Nueve nobles virtudes | Etiquetado , | Deja un comentario

THORRABLOT

EL ANTIGUO MES ISLANDÉS DE THORRI ES DEL 25 DE ENERO AL 24 DE FEBRERO.

Durante el antiguo mes islandés de  Thorri, los  islandeses celebran un festival de mitad de invierno conocido como Thorrablot  ( Þorrablót) y se ponen a  cantar viejas canciones populares y se deleitan con una extraña mezcla de cabezas de cordero asado, testículos de carnero en escabeche y una variedad de otras delicias curiosas. Por supuesto, hay muchos lugares en Reykjavik para probar la moderna y quizás más atractiva cocina “nórdica”, pero si estás preparado para una aventura culinaria alternativa y algo un poco más tradicional, entonces te gustaría probar algunos de las estrellas del menú de  Thorrablot con el maloliente “hakarl” (tiburón fermentado) y el espeluznante “syrd grisasulta” (cerdo agrio y en gelatina).

¿DÓNDE PUEDES PROBAR LA COMIDA DE THORRI?

Para una misión tan atrevida, donde puedes disfrutar tanto de la comida como de un entorno vikingo extraordinario, recomendamos Fjorukrain en el pueblo vikingo de Hafnarfjordur. Recientemente visitamos para celebrar Thorrablot y cenamos en una variedad de esta comida tradicional islandesa, preparada por el chef Hlynur Gudmundson. El buffet de tres platos, con la fabulosa pieza central en miniatura del barco vikingo, fue excelente con una oferta de forraje de aspecto menos temible, como pan de centeno dulce, eglefino seco, arenque en escabeche y el delicioso postre skyr servido con salsa de arándanos.

Thorrablot - ¡Un festín para los vikingos!

Probamos un poco de todo mientras disfrutamos de una maravillosa presentación en vivo de viejas canciones folclóricas islandesas de los artistas Kjartan y Svava (luciendo maravilloso, podría agregar, en traje de vikingo completo). Incluso podemos probar el fermentado que se sirvió con Brennivin helado (aguardiente islandés): lo que más nos impresionó, sin embargo, fue la capacidad del chef para hacer que la comida de aspecto más aterrador sepa bien. 

Thorrablot - ¡Un festín para los vikingos!

¡FESTEJA COMO UN VIKINGO!

El bufé Thorramat de tres platos, que se ofrece durante todo el mes de Thorri, del 25 de enero al 24 de febrero, cuesta 7,900 ISK (£ 47 / $ 62)

Thorrablot - ¡Un festín para los vikingos!Thorrablot - ¡Un festín para los vikingos!Thorrablot - ¡Un festín para los vikingos!Thorrablot - ¡Un festín para los vikingos!

Publicado en Nueve nobles virtudes | Deja un comentario

Mujeres vikingas: en casa y en la guerra

De comerciantes a viajeros, las mujeres en la era vikinga llevaron vidas ricas y aventureras

La ama de casa

Como esposa, anfitriona, maestra y narradora, la dueña de la casa fue el punto de apoyo de la vida familiar vikinga.

No hay duda al respecto: las mujeres vikingas vivían en el mundo de un hombre. Los hombres vikingos lucharon en las guerras, hicieron la mayor parte del comercio e incluso, estrictamente hablando, eran los únicos vikingos verdaderos: la antigua palabra nórdica víkingar se refería únicamente a los hombres. Para este punto de la historia, sin embargo, las mujeres vikingas disfrutaban de un alto grado de libertad social. Podrían poseer propiedades, solicitar el divorcio si no se trata adecuadamente, y compartieron la responsabilidad de administrar granjas y granjas con sus hombres. También estaban protegidos por ley de una gama de atención masculina no deseada.

Su principal esfera de influencia estaba en el hogar, comenzando cuando se casaban, a menudo a una edad temprana. Según los estándares contemporáneos, la vida hogareña vikinga era ruidosa, sucia y maloliente, pero también acogedora y comunitaria. La mayoría de los vikingos vivían en una estructura larga de una habitación, donde se acomodaban asientos y dormitorios alrededor de un hogar central. Tales ‘casas largas’ eran los centros neurálgicos de la vida doméstica vikinga, donde la gente cocinaba, comía, socializaba y dormía.

Además del esposo, la esposa y los hijos, el hogar vikingo estaba formado por parientes mayores y niños adoptivos, y el papel de cuidar a esta familia extendida generalmente recaía en las mujeres. La mujer también fue responsable de entretener a los invitados de honor, aunque fueron principalmente los hombres quienes llevaron a cabo negociaciones prácticas, legales y políticas cuando la casa se utilizaba para negocios.

Otro papel importante desempeñado por las mujeres fue transmitir el conocimiento a la próxima generación en el hogar, en parte compartiendo poemas e historias, incluidos los famosos mitos y sagas que luego se escribieron en la Islandia medieval.

Mujeres vikingas en el hogar.

La dueña de la casa también era responsable de sus objetos de valor. Como la casa vikinga también era el centro de un negocio familiar, esto incluía cualquier materia prima producida, productos que podrían venderse si hubiera un excedente. El descubrimiento de balanzas en ciertas tumbas femeninas, que son particularmente comunes en Rusia, sugiere que las mujeres, especialmente las que viven en áreas urbanas, a veces se hicieron cargo de las finanzas de la familia y pueden haber negociado condiciones de venta o comercio.

Una pareja casada de húsbóndi (una antigua palabra nórdica que nos da “esposo” en inglés) y hýfreyja (esposa) presidían la casa como socios. El estado otorgado al papel de esposa se desprende de una inscripción en la piedra de la runa Hassmyra (Suecia), en la que un húsbóndi desconsolado afirma que “no habrá mejor hýfreyja que vaya a Hassmyra para administrar la finca” que su difunta esposa, Odindisa. Los signos comunes del estatus social de las esposas son los pares de broches ovalados ornamentales, utilizados como sujetadores, que se encuentran en un gran número de tumbas femeninas de la era vikinga.

Publicado en Historia | Etiquetado | Deja un comentario

Vanidad, deseo, posesión. Las cadenas de Loki

En una sociedad integralmente económica, la felicidad hedonista y efímera de las personas depende del buen desempeño de la economía, que, a su vez, depende del consumo individual, que en última instancia está determinado por el ejercicio de la «libertad del consumidor». El objetivo que propone el estado posmoderno es crear una sociedad completamente fluida, sin contrastes aparentes, de la que se eliminen las inseguridades y los posibles factores de perturbación, externos e internos. De esta manera, los diferentes individuos ya no deberían presentar ansiedades, miedos y frustraciones, y sus deseos, reducidos al más bajo, siempre pueden satisfacerse. Por lo tanto, la creación de una sociedad completamente esterilizada, homogeneizada y «formateada» está prefigurada, en la que se hablará un idioma uniforme, impuesto a todos, donde los individuos, engañados para ser libres, solo tendrán pensamientos impuestos por el desviado sistema operativo, que tiene muchas similitudes con el sistema adoptado por los Khmer Rojos para obtener la igualdad absoluta, incluso si este sistema hace aparecer diferencias formales externas accidentales que dan ilusión de «diversidad». Así como el sistema jemer previó la abolición del uso de las palabras I y mine, y también la mentalidad relacionada con ellas, hoy el sistema planea eliminar las palabras «políticamente incorrectas», como «negro», «gitano» y muchas más. otra. Además, el sistema impone una cancelación forzada de cualquier pensamiento religioso tradicional residual, incluso si da la ilusión de lo contrario, luego se compromete, incluso con medios coercitivos y sanciones penales, para «purificar» la mentalidad de aquellos que todavía confían en la discriminación antimoderna de todo tipo, que el sistema totalitario no admite. Por lo tanto, en el sistema, todos son «libres» para pensar y hacer lo que el sistema dice que piensen y hacer, de lo contrario, el sistema, con diferentes medios, vuelve a colocar al «disidente» en las filas o «lo elimina».

Todo debe estandarizarse y aplanarse a otro modelo, que ya no es el del hombre del cuarto estado, sino el del nihilista posmoderno y el hedonista radical, un individuo que encarna el «quinto estado» y que representa en el mundo humano, el poder caótico e indiferenciado que representa a Loki como iniciador del Ragnarök y que se sitúa en la base del Cosmos. Toda la humanidad debe adaptarse a la vida material del individuo supremo, por lo tanto, se ha constituido un poder totalitario global, un tiempo que está más oculto y ahora más y más obvio, que se cierne sobre el individuo hiperconsumidor para alinearlo adecuadamente con el propósito final. Este individuo ahora está perfectamente de acuerdo con el sistema, él también ha obtenido su tarjeta de crédito que le garantiza su felicidad vana y efímera.

Las cadenas que encarcelan al último hombre son invisibles, pero son las más rígidas, las más oscuras, a estas alturas han atado y sometido al hombre a una quimera gigantesca, cuanto más cree que adquiere la «libertad», más se encadena a sí mismo, más él se cree «libre», cuanto más lo unen. El último semblante humano ya ni siquiera se da cuenta de que su concepción hiperconsumista de la felicidad depende del mercado. El Leviatán actual, el «estado» posmoderno, también es parte de un proceso diabólico universal, debido al cual la definición de felicidad se modifica continuamente en relación con lo que debe ser poseído de vez en cuando para ser «feliz»., ahora ese producto, luego su nueva versión, etc. Todo esto provoca una creciente ansiedad, incertidumbre e inseguridad en todos lados.

Este estado de cosas ha favorecido la creación de varios movimientos neoespiritualistas, con los escapes en los «paraísos espirituales» orientales residuales, pero también ha favorecido la alienación en las drogas, el aumento en el uso de drogas psicotrópicas, el creciente desarrollo del alcoholismo y Ante todo esto, la multiplicación de los enfoques psicológicos y psicoterapéuticos posmodernos. Los cientos de psicoterapias propuestas, sin embargo, no logran hacer frente al problema del «hombre de atasco», del «hombre de flujo», deshecho interior y exteriormente, carente de identidad y personalidad, ahora incapaz de existir permanentemente en la existencia.

La última frontera de la búsqueda de la felicidad hedonista radical la proporciona la pseudociencia actual, estrictamente inframaterialista. Tal como hemos visto deteriorarse el sentido de autodeterminación humana, según la actual orientación contrarreligiosa, hasta el punto en que el hombre cree que puede autodeterminarse a sí mismo a través de la biología, incluso la redefinición continua de la felicidad no está libre de esta degeneración. Los biólogos están asumiendo un papel clave, «científico», para identificar la base última de la felicidad, afirman que la felicidad está inscrita en los genes, por lo tanto, el sentido de la felicidad depende de la fisiología genética subjetiva, por lo que lo consideran posible una mutación genética apropiada o intervenir de alguna manera en los genes, para hacer al hombre completamente feliz. Estas posiciones están respaldadas por estudios realizados por neurólogos, neurofisiólogos y neurocientíficos, que parecen hacer su contribución definitiva a esta última, una utopía extrema, incluso identificando el uso de ciertas sustancias, o en modificaciones de la química del cerebro, la posibilidad de determinar un estado de «felicidad» permanente. La maldición final, en la que el hombre se ha hundido, ahora lo lleva en una dirección precisa, alejándolo por completo de la felicidad y su bien. La promoción de la salud carnal integral converge en la misma dirección, los mensajes en este sentido saturan todos los canales de comunicación, las revistas masivas difunden un modelo de un hombre aparentemente feliz, sonriente, sereno, guapo, pulido, un fruto ejemplar de hedonismo y del narcisismo radical dominante. La felicidad está ahora en un estado accidental del cuerpo, en el placer más externo, efímero y transitorio. La disciplina filosófica-religiosa que conduce a la verdadera felicidad ha sido reemplazada por una parodia propia: la práctica de un régimen de vida saludable y hedonista con reglas estrictas, para obtener resultados corporales muy precisos. Suficientes expertos en «felicidad» fomentan la ambición de ser más hermosos, más saludables, más longevos, más felices, Una creciente fascinación genera un aturdimiento colectivo y un abandono a cada «dejar ir». Los psicólogos se preocupan por motivar al individuo aumentando una autoestima titánica falsa en él y fomentando una arrogancia audaz inconsistente y vacía, por un lado, para permitir todo comportamiento licencioso, pero por otro para aumentar la necesidad de confirmación y apoyo psicológicos. Esto no es más que la última incipiente, el último rastro oscuro e invertido de la búsqueda de la felicidad, antes del colapso final de una humanidad que muestra que ha perdido por completo el sentido de la verdadera felicidad. por un lado, para permitir cualquier comportamiento licencioso, pero por el otro para aumentar la necesidad de confirmación psicológica y apoyo. Esto no es más que la última incipiente, el último rastro oscuro e invertido de la búsqueda de la felicidad, antes del colapso final de una humanidad que muestra que ha perdido por completo el sentido de la verdadera felicidad. por un lado, para permitir cualquier comportamiento licencioso, pero por el otro para aumentar la necesidad de confirmación psicológica y apoyo. Esto no es más que la última incipiente, el último rastro oscuro e invertido de la búsqueda de la felicidad, antes del colapso final de una humanidad que muestra que ha perdido por completo el sentido de la verdadera felicidad, de la sensación vital Odínica de ser conscientes en el mundo y al mismo tiempo trascender a él.

Son las Nornas las que controlan guían y nos hacen visualizar nuestro camino vital, son los Dioses quienes transitaron en un principio, el ejemplo a seguir, pues son ni mas ni menos que nuestros hermanos mayores.

Sea

Publicado en Nueve nobles virtudes | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La práctica del Galdr en Ásatrú

Todos los miembros COE que realizamos Blóts (y eso debería significar TODOS nuestros miembros) usarán Galdor-Galdr rúnico en estos; es decir, en los momento más importantes y cruciales de los mismos, cantamos o entonamos varias runas para ayudar a su mancha. Usaremos esta técnica para aumentar la energía, fusionarnos con la fuerza de los Dioses, enviar energía, etc. Como todo el multiverso y todo lo que contiene es, en un nivel, «energía», este debe ser un ejercicio muy potente.

Es importante recordar que todo es energía y que todo lo que vemos, oímos, sentimos, responde a ello, solo que la vida misma se desarrolla en niveles energéticos, y estos son los marcan nuestro reloj biológico, el cambio vital, las transformaciones; somos conscientes de lo que hacemos debido a los órganos sensoriales que tenemos. Entonces, por ejemplo, cuando vemos un árbol, solo lo «vemos» como lo hacemos porque nuestro sentido de la visión reconoce las ondas y los patrones de energía en los que vibra, como un árbol. «Vemos» el color y «escuchamos» el sonido porque nuestros órganos de percepción funcionan de esa manera; pero si hubiéramos sido creados de manera diferente, podría ser que «oímos» el color y «vimos» el sonido, y nuestra percepción de este reino de la realidad sería en tal caso completamente diferente.

Por lo tanto, los Galdor, entre otras cosas, puede verse como una forma de trabajar conscientemente con la energía. En el caso del Galdor rúnico, estamos accediendo a los flujos de energía que representan las runas. El sonido, por supuesto, es una energía muy poderosa: puede y tiene efectos en los flujos de energía que nos rodean. Efectúa un cambio físico. El ejemplo obvio sería el cantante de ópera que puede romper un vaso golpeando y sosteniendo una cierta nota. Ciertas frecuencias afectan el cuerpo humano. Sabemos incluso que la música afecta al crecimientos y salud de las plantas ¿Por qué no habría de ser así también para las personas? Pues lo es y nos afecta de una manera esencial: la música, los sonidos condicionan nuestro ser.

Si investigaciones militares quieren producir armas, que podrían dirigir un «haz» de sonido a los enemigos opuestos para desorientarlos y matarlos mediante la ruptura de órganos internos. Por lo tanto, es un hecho que el sonido puede tener un efecto muy poderoso.

Nuestro Galdor, por supuesto, trabaja en un nivel aparentemente menos obvio y más sutil; pero, no obstante, aunque no veamos gafas rompiéndose a nuestro alrededor, no debemos dudar de su efectividad. En cualquier caso, nuestra intención no es romper cristales, sino despertar conciencias o sanar cuerpos, etc. Y el uso de galdor en nuestra práctica espiritual es, por supuesto, totalmente natural y otro ejemplo de la profundización del Odinismo. Para aquellos de vosotros que estéis interesados ​​en la «historia» del desarrollo del Nuevo Despertar, expondremos un breve detalle sobre esta práctica aquí.

En los primeros días de este nuevo resurgimiento abierto de nuestra gloriosa religión, el uso de los galdor fue algo pasado por alto en la práctica personal del movimiento odinista. De hecho, algunos lo trataron con recelo. Por supuesto, el hecho de que la mayoría (si no todos) los Blóts incluían llamar a los Dioses puede verse como practicar esta rutina sin darse cuenta conscientemente; porque de alguna manera estos pueden ser vistos como un simple mantra. Sin embargo, generalmente no se percibía como tal y solo unos pocos practicaban el galdor rúnico.

La mayor parte del Blót está abierta a nuestra mente consciente y nuestro pensamiento analítico. Ahora, si no los hemos escuchado antes, quizás no logremos penetrar en su significado interno, sino entendemos lo que se dice y si estamos de acuerdo con ello. Tiene sentido hacerlo especialmente si asiste a un servicio religioso del que no se tiene experiencia. Es natural que desee saber qué es lo que está diciendo y participando. Sin embargo, con la Galdor rúnico, esta facultad no es tan activa por lo que el ‘sonido’ atraerá al subconsciente y al alma popular y la energía de ella se sentirá en el galdor rúnico

Una de las primeras objeciones que hubo en contra de su uso fue que era «extraño», y curiosamente en los primeros días, había un elemento que sentía que incluso la meditación era de alguna manera «extraña». El pensamiento que se esconde detrás de esto solo puede explicarse ante la prevención del uso de prácticas realizadas por religiones como el budismo y el hinduismo. Este pensamiento todavía existe con algunos en el mundo de Asatru en general, pero sería raro encontrarlo dentro de COE debido al hecho de que, aunque, por supuesto, miramos al pasado y aprendemos de él, no estamos directamente atados rígidamente por él.

Aquí debemos pararnos un momento para analizar este punto. En COE nos centramos en el mundo indoeuropeo que fue nuestra raíz y génesis de cuerpo y alma, pero a veces nos olvidamos de algo muy importante y que ahora nos puede ayudar de una manera esencial. El mundo indoeuropeo se divide en dos grupos:

Occidental: Los pueblos del oeste de Europa, germanos, eslavos, bálticos, latinos y griegos.

Oriental: alanos, escitas, iranios, kurdos, tocarios, hindis… (Los guerreros son descritos como vestidos de blanco y con el uso de nudos de pelo en el lado derecho de la cabeza al estilo de los suevos)

La diferencia radical de estas dos ramas es que mientras en el oeste se colonizó un territorio prácticamente vacío, consecuencia del despoblamiento producido por la última glaciación, la población se ha mantenido homogénea con poca o nula mezcla, sin embargo, en oriente, los indoeuropeos eran una minoría que al final acabaron desapareciendo por dilución en la no-indoeuropea. El segundo acontecimiento que marcó a los indoeuropeos fu la cristianización de la rama occidental. ¿Qué consecuencias han tenido estos dos hechos concatenados? Pues para la rama occidental, que se rompió nuestra tradición espiritual al introducir el veneno judeocristiano dentro de nuestro pueblo. Y la rama oriental, simplemente ha desaparecido, no existe, solo se conservan ciertos rasgos religiosos y culturales en la población actual ya no vinculada con el pueblo originario.

De esta forma solo los indoeuropeos occidentales tomamos el testigo de nuestros antepasados, pero con las circunstancias de la cristianización y consiguiente rotura de la tradición ancestral. Es por lo es una obligación recuperar aquellos conceptos, usos, sabiduría y tradiciones de nuestros antiguos hermanos orientales. Porque los usos religiosos hinduistas y budistas que vemos en la actualidad son en realidad nuestros, indoeuropeos y por tanto pertenecientes a nuestra alma. Si en occidente la memoria y tradición de nuestro pueblo se ha transmitido a través del cristianismo, como “tradición popular” enmascarada dentro de ella, en oriente ha pasado lo contrario, desapareció nuestro pueblo, quedando solo el eco popular en una población ajena a su espíritu, por lo que tampoco representa al 100% su antigua esencia.

¿Cuál es el camino que seguir? Pues para los occidentales debemos-tenemos la obligación- de rescatar y volver a introducir dentro de nuestra alma los elementos que se hallan dentro del hinduismo y budismo y volver a aplicarlos dentro de este nuevo despertar del Odinismo. Por tanto, si practicamos Galdr como hacen los hinduistas, no debemos tener ningún temor de apropiarnos de elementos de otras culturas y religiones, y cuando practicamos las stadha (yoga rúnico) no copiamos nada del budismo. Forma parte de nuestro bagaje ancestral.

Buscamos identificar y estar de acuerdo con esos aspectos centrales o esenciales, que son trascendentes, pero no pasados ​​de moda o una sociedad de recreación al quedar « atrapados » en esas apariencias externas, cosas que son transitorias y están vinculadas solo a un momento en particular. También es el caso de que COE se da cuenta de que nuestra religión, nuestro camino espiritual y la sabiduría que contiene, nos lleva a un estado superior de conciencia y comprensión de la creación se extiende más allá de la historia registrada hasta el comienzo de nuestro pueblo. Esto hace que sea mucho más que una mera religión «vikinga». Esa era es solo una de las muchas épocas de nuestro pueblo, por lo que no colocamos esta limitación en la majestad de nuestra Sagrada Religión.

También creemos que, porque a veces el término Mantra fue/ s usado, causó algún tipo de reacción negativa. Algunos tienen lo que es realmente una aversión ilógica a lo que bien podría llamarse el idioma original de nuestro pueblo, el sánscrito. Nuevamente, el razonamiento parecería ser que es «extranjero» y el hecho de que su origen rastreable parece estar en el subcontinente indio. Algunos pueblos de las Indias Orientales hablan y escriben este idioma, por lo que algunos consideran que es «extranjero». Sin embargo, el hecho de que extraños lo hayan adoptado no lo invalida. Esa línea de pensamiento llevaría al rechazo del inglés ya que muchas personas extrañas lo hablan como lengua materna en estos días. Y de nuevo, esta línea de pensamiento parpadeante que ve nuestra religión como el comienzo solo cuando apareció en las tierras del noroeste de Europa, elimina una gran parte de nuestra herencia. Por supuesto, es cierto que, al identificar las deidades de nuestra religión, usamos los nombres como se conocieron más recientemente, pero esto es una consideración práctica.

Ahora se considera que los galdor entonan los sonidos de las runas solamente, pero esto es demasiado restrictivo. Los galdor/mantras pueden desarrollar muchas más funciones. Esto de ninguna manera disminuye la potencia e importancia del canto rúnico: es una muy buena práctica. Pero también podemos incluir el canto de un nombre de Dios/Diosa y combinarlo si lo desea con otros nombres, frases, etc. Además de la energía o el nivel de vibración inherente a los nombres, etc. nuestra voluntad da forma y dirección a la intención.

Posiblemente el mantra más conocido de todos es «OM» o «Aum». Su significado preciso puede ser el tema de un artículo en sí mismo, por lo que daremos un significado muy conciso. Es el sonido de la creación, pero esto en sí mismo tambien es una definición muy concisa. Decir por tanto que no es Odínico es falso, ya que es un «sonido universal». Ahora esperamos que nadie que lea esto tome eso como si COE presentara una «visión universalista» de nuestra fe, porque eso sería totalmente equivocado: estamos centrados en nuestra tradición y eso es todo. El odinismo es la religión ancestral orgánica natural de nuestro pueblo y no puede ser otra cosa; No puede ser universal. Pero obviamente hay algunos principios universales. Por ejemplo, nuestro planeta tiene un sol, que brilla en todas partes; no hay un Sol, que brilla solo en el hemisferio norte. Existen las grandes polaridades de las energías masculinas y femeninas, que dan vida a toda la creación y la moldean continuamente.

Algunos consideran que este mantra particular de «Om» es propiedad de las espiritualidades de la “New Age”. Pero, de nuevo, ¿por qué deberíamos negarnos algo, que es natural y beneficioso solo porque no nos gusta la forma en que algunos lo usan? Si ese fuera el caso una vez más, bien podríamos abandonar nuestras lenguas nativas ya que sin duda algunos usan nuestro lenguaje para presentar ideas corruptas con las que no podemos sentir ningún acuerdo.

Om” es un sonido universal, que trasciende no solo las agrupaciones étnicas sino todos los diversos componentes diversos de la creación. Ahora también considere esto, «Omi» (con su componente «Om») es un nombre para Odín, por lo que contemplar eso, especialmente mientras se dedica a la meditación y usa ese mantra/galdor, es una práctica que vale la pena. El galdor de «Om Omi Odín Om» es un muy buen ejercicio para realizar regularmente.

Todo lo que existe es energía, vibración. Aquellos con conocimientos científicos sin duda podrían expresar esto con mucho mayor detalle. Sin embargo, todos podemos entender que todo el multiverso es energía y cada componente solo separa los campos de energía de las vibraciones dentro de él. Esto nos incluye a nosotros e incluye a nuestros Dioses. Podemos usar los nombres de nuestras divinidades como galdor/mantras o como parte de una fórmula gáldrica. Cuando lo hacemos, enfocamos nuestra conciencia mucho en esa energía del Dios y si podemos enfocarnos totalmente en esto, podemos acceder a esa energía y abrir niveles de conciencia superior. Galdor/mantras ayuda en esto de varias maneras.

Continuar entonces en cuanto a cómo el mantra/galdor ayuda en este logro de un mayor nivel de conciencia; En primer lugar, el hecho de que uno esté involucrado en un mantra repetitivo es una ayuda. La mente es enormemente rebelde: mantener una mentalidad absoluta y completa durante unos pocos minutos es difícil y requiere mucha práctica. La repetición de un sonido «sagrado», que también es el tema en el que uno intenta enfocarse completamente, ayuda. En segundo lugar, podemos comenzar a sintonizar la energía o la vibración de nuestra mente con la vibración del galdor. Ahora, en el caso de entonar un nombre de un Dios o una fórmula relacionada con él, nos estaríamos enfocando en todos los atributos de esa deidad y sintonizándonos con ese nivel vibratorio. Con una runa nos sintonizaremos con la vibración de esa energía. También podemos pensar en ello como una oración a esa divinidad. Sabemos que algunas personas tienen una profunda aversión a esa oración debido a su connotación cristiana.

COE alienta a todos los miembros a realizar rituales diarios y prácticas espirituales conscientes; aunque solo sea por unos minutos cada mañana y noche, será de gran ayuda en el desarrollo personal. Se recomienda incluir algún galdor/mantra rúnico. Al profundizarnos, profundizamos en nuestra religión y ayudamos a que su resplandor sagrado brille más claramente; fortalecemos y despertamos el alma popular y la conciencia popular de nuestro pueblo y ayudamos a traer el Nuevo Despertar.

Publicado en Nueve nobles virtudes | Deja un comentario

¿Por qué hemos de amar a la vida a pesar de todo?

A los que seguimos el movimiento espiritual Odinista el mundo, a veces, nos trae un trasfondo de luces y sombras, detrás del verano viene el invierno y periódicamente la noche regresa al cabo del día. A veces nos preguntamos cual es el mejor camino a seguir cuando las dificultades aprietan y las dudas acucian, nada mejor que pararnos un momento y meditar acerca de ello.

Todo hombre es espíritu en esencia. A sus inicios nuestra experiencia es tan pura e inocente, que el espíritu no está cegado por ninguna idea o concepto. De aquí se embarca a descubrir la vida, aprende ideas y condicionamientos que empiezan a dar forma a su actuar. Se dice que venimos con el “disco duro en blanco” pero eso es falso, estamos preprogramados desde los primeros momentos en el vientre de nuestra madre. Somos el resultado de nuestros padres y anímicamente de nuestro pueblo.

Cuando somos pequeños la sociedad trata de domarnos” de socializarnos” dicen, el sistema representa a los que se disponen a obedecer ciegamente. Son los que sólo escuchan y tienden a arrodillarse y a recibir la carga que esto trae. Totalmente dispuestos a soportar las obligaciones sociales por tratar de entender su lugar en su entorno. Obedecer sin más a los valores que se presentan y se adquieren como creencias y adjudicarse dicho sistema de creencias como propio ya que es la base a la pertenencia en la sociedad. Hay personas que se quedan en este peldaño, pero para algunos hay más. Se abre la oportunidad de una transformación interesante, ya que el espíritu del hombre no puede vivir mucho tiempo de esta manera, si es que añora experimentar mucho más.

Entonces los hijos de Odín tratamos de dar un paso más, subir un escalón vital: No queremos ser bestias de carga utilizados por la sociedad que nos ha visto nacer.

Y como tenemos la suerte de tener muchos Dioses, invocamos a Thor, el arquetipo del Guerrero, del protector, entonces no toleramos que nadie nos toque ni queremos inclinarnos ante nadie para ser humillado—Han pasado los tiempos de los monoteísmos excluyentes—. La lucha de Thor contra nuestros enemigos simboliza por lo tanto al ser humano liberado de las cargas morales y sociales. Representa al rebelde, al que rechaza todos los valores tradicionales y busca nuevas formas más allá del status quo. Su poder se consuma y se agota en el esfuerzo por buscar la contraparte a todo, descubre sus armas y un tipo de poder que desconocía. También reconoce su fuerza y las posibilidades de su independencia para crear su reino.

Aún con una faceta de descubrimiento de sí mismo muy diferente a la etapa anterior, se puede ver que todavía hay mucha resistencia y rigidez, inclusive puede haber violencia. De hecho, puede que no exista la gentileza y no hay una soltura verdadera. Estamos en la fase de liberarnos de nuestras amarras, físicas y espirituales, el poder creador no ha llegado completamente a sí mismo, no ha surgido desde el espacio más puro, donde su propia y verdadera riqueza se encuentra.

Después de esta etapa, el guerrero que ha despertado dentro de nosotros también tiene la necesidad de transformarse, pero ahora en niño. En esta nueva transformación, él tiene que resurgir de una manera muy diferente. Se presenta superar su autosuficiencia y el sistema de creencias adquirido. Esto supone un reto a lo construido, ya que significa vivir libre de prejuicios, aceptación y entendimiento. Parte de una nueva percepción de sí mismo y del mundo. El Odinista no acepta ya la decadente sociedad moribunda en que se encuentra y que quiere arrástralo al abismo.

Y decíamos antes que tenemos la suerte de tener muchos Dioses… claro que sí, porque ahora viene en nuestra ayuda Balder, la representación del bien, la pureza y la luz en estado puro.

Balder es inocente y nos invita a jugar, pero también es creador. Sólo el niño interior consigue la espontaneidad de lo vivo, vive presente y en asombro. Está libre de prejuicios y puede crear nuevos caminos, igual antes no vistos. Se dispone a explorar el Juego de crear, dispuesto y abierto. Se anima a decir sí a la vida, a lo que le rodea y a lo que está por llegar. No analiza ni conceptualiza, se lanza a la aventura y fluye con la vida. Al final, la vida humana sólo tiene dos posibilidades radicales: o cometes la ingenuidad de jugar -y eres como un niño confiado- o desconfías, te dedicas a juegos «serios e importantes» -y te infantilizas-. La vida humana es un juego que sólo se puede ganar si se admite seguir jugando hasta el final; si se mantiene la esperanza de que, más allá del entramado de los vaivenes externos de ella -a menudo amargos o difíciles merece ser amada. Al aceptar así ese don maravilloso, esperando contra toda la evidencia de la finitud, vencemos a la muerte.

Así pues, como queda dicho, el juego supone riesgo, aventura y, por tanto, victoria sobre el peligro, sobre la negación amenazante, con la sensación de poder que ello concede. El poder es triunfo sobre la negatividad. Entonces el Espíritu recordará su naturaleza infinita e indomable. Ya que habrá abrazado los tres peldaños, donde su ego habrá sido trascendido gracias a todas las experiencias que necesitaba para lograrlo.

Somos una sombra divina, donde los Dioses están dentro de nosotros, seamos consciente de ello y amemos a la vida como nos amamos a nosotros mismos.

Odín Vive!

Publicado en Odinismo | Etiquetado | Deja un comentario